Mercado cambiario: orden y liquidez

Por:
Arturo Damm

El peso sigue depreciándose frente al dólar, algo que, dicho sea de paso, no es nuevo

El peso sigue depreciándose frente al dólar, algo que, dicho sea de paso, no es nuevo: el peso se viene depreciando frente al dólar desde hace cuarenta años. Lo que sí es nuevo, desde el segundo semestre del 2014, es la magnitud de la depreciación. Más de 40% de entonces a la fecha, depreciación que se aceleró en enero, llevando al tipo de cambio cerca de los 20 pesos por dólar.

Ante este hecho, el secretario de Hacienda, quien preside la Comisión de Cambios, señaló lo siguiente:

En los próximos días habremos de dar a conocer (…) qué haremos respecto a las subastas (de dólares). Seguramente el mecanismo habrá de continuar (pero) habremos de dar a conocer su continuidad o modificaciones dadas las condiciones de mercado. De lo que se trata es de preservar un mercado cambiario ordenado y con suficiente liquidez, como el que hemos venido observando a pesar de la gran volatilidad de los últimos días

Hasta aquí lo dicho por Videgaray, a quien hay que preguntarle tres cosas. Primera: ¿qué entiende por mercado cambiario ordenado? Segunda: ¿qué entiende él por mercado cambiario ordenado y con suficiente liquidez? Tercera, la más importante: ¿realmente cree que el mercado cambiario mexicano, en lo que va del año, ha tenido suficiente liquidez y ha mostrado un comportamiento ordenado? Vamos por partes.

Liquidez

En todo mercado hay oferta y demanda, y lo que más se demanda y más ofrece en el mercado cambiario mexicano son dólares, por lo que, por tratarse de dinero, se habla de liquidez. Que haya suficiente liquidez quiere decir que haya suficiente oferta de dólares. De acuerdo, pero suficiente ¿para qué? Para satisfacer la demanda. ¿Qué pasa, en cualquier mercado, el cambiario incluido, cuando la oferta satisface la demanda? Que la oferta es igual a la demanda, que los precios del bien o servicio en cuestión no suben, que el mercado está en equilibrio. ¿Es este el caso del mercado cambiario, sobre todo en lo que al dólar se refiere? No, claro que no. ¿Y por qué no? Porque la demanda de dólares ha sido mayor que su oferta, porque ha faltado liquidez, pese a las subasta de dólares del Banco de México.

Orden

Tratándose de los mercados, ¿cómo hay que entender el orden? ¿Cuándo operan ordenadamente los mercados? No cuando los precios no se mueven, sino cuando se mueven libremente, según las condiciones de la oferta y la demanda, de tal manera que puedan racionar al mercado, es decir, corregir cualquier situación de escasez (exceso de demanda: el precio sube) o de abundancia (exceso de oferta: el precio baja). Para que un mercado opere ordenadamente no se necesita de la intervención del gobierno, sino de la libre fluctuación de los precios, tal y como ha sucedido con el mercado cambiario mexicano: el tipo de cambio se mueve libremente, con el Banco de México participando como un oferente más de dólares, no con la intención de mantener (defender) un determinado tipo de cambio, sino con el objetivo de proveer liquidez al mercado, lo cual hace cada vez que subasta dólares, pero obviamente no en cantidades suficientes, y a la prueba me remito: el precio del dólar sigue aumentando.

Atendiendo a lo que dijo Videgaray la pregunta es: ¿en cuánto aumentarán las subastas de dólares?, pregunta que plantea estas dos. Primera: ¿en cuánto deben aumentar para proveer al mercado de liquidez suficiente, es decir, para detener la depreciación? Segunda: ¿debe intervenir el Banco de México en el mercado cambiario? La respuesta a la primera pregunta es: no se sabe. La respuesta a la segunda es: no, y por una razón muy sencilla: la tarea de la autoridad no es evitar movimientos en los precios, sino permitir que estos se mueven libremente para racionar los mercados, para corregir cualquier situación de escasez o abundancia.

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx

En Twitter: @ArturoDammArnal

Comentarios de los lectores:

Click para enviar un comentario