Tasa y depreciación del peso

Por:
Arturo Damm

El efecto del aumento en la Tasa de Fondos Federales sobre el tipo de cambio peso - dólar ya estaba más que “descontado”

El guión era, en esencia, este. Primer acto. 1) Suben las tasas de interés en los Estados Unidos. 2) Se vuelve más atractiva la inversión financiera en aquel país. 3) Tal atractivo ocasiona salidas de dólares desde México hacia los Estados Unidos. 4) Tal salida de dólares genera presiones devaluatorias sobre el tipo de cambio peso – dólar. 5) El peso se deprecia frente al dólar. Fin del primer acto.

Segundo acto. 1) La depreciación del peso frente al dólar, al encarecer los productos importados, tanto factores de la producción como bienes de consumo final, sin olvidar el efecto de los créditos contraídos en dólares, genera presiones inflacionarias en México. 2) La tarea del Banco de México, según el artículo 28 constitucional, es preservar el poder adquisitivo de la moneda nacional, es decir, evitar la inflación. 3) El Banco de México, para a) mantener atractivas las inversiones financieras en México, b) evitar la salida de dólares hacia los Estados Unidos, c) impedir la depreciación del peso frente al dólar, y d) frenar las presiones inflacionarias, aumenta la tasa de interés. Fin del segundo acto.

El guión era, esencialmente, ese. ¿Qué pasó en la realidad?

En primer lugar, que en los Estados Unidos, después de siete años sin movimiento, el miércoles 16 de diciembre aumentó la Tasas de los Fondos Federales de 0.25 a 0.50 por ciento. ¿Qué pasó en México con el tipo de cambio peso – dólar (FIX)? El martes 15, antes del aumento, fue 17.1529. El miércoles 16, el día del aumento, fue 17.1360. El jueves 17, un día después del aumento, fue 17.1000 pesos por dólar. No hubo depreciación sino apreciación del peso frente al dólar. ¿Por qué? Porque todo ello llevaba “descontándose” todo el año: entre el 2 de enero y el 16 de diciembre el tipo de cambio se depreció 16.2 por ciento.

El efecto del aumento en la Tasa de Fondos Federales sobre el tipo de cambio peso - dólar ya estaba más que “descontado”. No es que no haya habido depreciación a causa del aumento en la tasa de interés en los Estados Unidos, es que esa depreciación se dio, por obra y gracias del efecto “descuento”, desde antes.

En segundo lugar, que en México, después de 18 meses al 3.00 por ciento, la Junta de Gobierno del Banco de México decidió, el jueves 17 de diciembre, aumentar la Tasa de Interés Interbancaria, equivalente a la Tasa de Fondos Federales en los Estados Unidos, un cuarto de punto porcentual, para dejarla en 3.25 por ciento. ¿Qué pasó en México con el tipo de cambio peso – dólar (FIX)? El miércoles 16, antes del aumento, fue 17.1360 pesos por dólar. El jueves 17, el día del aumento, fue 17.1000. El viernes 18, un día después del aumento, fue 17.0139. Entre el miércoles 16 y el viernes 18 el peso de apreció frente al dólar 0.7 por ciento.

¿Hasta qué punto fue esa apreciación consecuencia del aumento en la Tasa de Interés Interbancaria y hasta qué punto lo fue del hecho ya mencionado en el párrafo anterior: el efecto del aumento en la Tasa de Fondos Federales sobre el tipo de cambio peso - dólar ya estaba más que “descontado” para el momento en el que tuvo lugar, “descuento” que no fue menor? Repito el dato: ante la expectativa del aumento en la Tasa de Fondos Federales en los Estado Unidos, expectativa que estuvo presente desde finales del año pasado, del 2 de enero al 16 de diciembre el tipo de cambio peso - dólar se depreció 16.2 por ciento.

Por último hay que considerar que la depreciación del peso frente al dólar no solo se debió a la expectativa del aumento en la tasa de interés en los Estados Unidos (lo cual ocasionó mayor demanda de dólares), sino también a la caída en picada de los precios del petróleo (lo que ocasionó menor oferta de dólares). ¿Qué tuvimos? La tormenta perfecta sobre el tipo de cambio peso – dólar. Hasta eso, no nos fue tan mal.

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx

En Twitter: @ArturoDammArnal

Comentarios de los lectores:

Click para enviar un comentario