Depreciación ¿ por qué?

Por:
Arturo Damm

Ante la expectativa de que subirán las tasas en los Estados Unidos, hay muchos agentes económicos dispuestos a especular

El peso (y muchas otras monedas: el real brasileño, el dólar australiano, el won coreano, el dólar canadiense, el rand sudafricano, la corona noruega, el dólar de Singapur, la corona danesa, el euro, el yen, la libra, etc.) se ha depreciado frente al dólar, fenómeno que se debe, no tanto al debilitamiento del peso (consecuencia, por ejemplo, de errores de política económica en México), sino más bien al fortalecimiento del dólar (resultado de la expectativa de que tarde o temprano, tal vez en septiembre, empiecen a subir las tasas de interés en los Estados Unidos).

Al final de cuentas el efecto de la depreciación del tipo de cambio peso - dólar es el mismo (dólar más caro en términos de pesos, con todo lo que ello significa, tanto de positivo –pregúntenle a las familias mexicanas que reciben remesas desde los Estados Unidos– como de negativo –pónganse en el lugar de alguien endeudado en dólares–), si bien es cierto que en este caso hay que tomar en cuenta la causa del fenómeno, debida al fortalecimiento del dólar frente a muchas monedas, no al debilitamiento particular del peso ante la divisa estadounidense.

La apreciación del dólar frente a muchas monedas es, de manera importante, consecuencia de la expectativa de que tarde o temprano, y más temprano que tarde, subirán las tasas de interés en los Estados Unidos, lo cual hará más atractivo, o menos “repugnante” (dado el bajísimo nivel de los intereses pagados), invertir financieramente en aquel país, lo cual, cuando suceda, generará salida de dólares de muchos países para irse a los Estados Unidos a aprovechar la oportunidad que brindarán mayores tasas de interés.

En ese momento, es de esperarse, las monedas de los países que experimenten salida de dólares se depreciarán frente a la divisa estadounidense, por lo que, antes de que eso suceda, vale la pena, con fines puramente especulativos (comprar barato hoy para vender caro mañana), comprar dólares. Este razonamiento muy probablemente explica lo que ha sucedido con el dólar: su apreciación respecto a muchas otras monedas.

Todavía no han subido las tasas de interés en los Estados Unidos, por lo que no es lógico pensar que en muchos países, México incluido, ya se están demandado dólares para invertirlos en aquel país. Pero lo que sí es lógico pensar es que, ante la expectativa de que subirán las tasas en los Estados Unidos, hay muchos agentes económicos dispuestos a especular, a comprar dólares hoy a un precio de X para venderlos, una vez que hayan aumentado las tasas en Estados Unidos, a un precio de X + n, obteniendo así una ganancia, por cada dólar comprado y vendido, de n (n que, para el caso de México ha sido, del 2 de enero al 5 de agosto, del 8.8 por ciento).

Lo interesante del caso es que la manera de actuar de los especuladores, a la espera de que suba el precio del dólar en términos de su moneda nacional, genera presiones alcistas en el precio de la divisa estadounidense, que adelantan la depreciación de su moneda, lo cual confirma lo muchas veces dicho: en la medida en la que los agentes económicos actúan conforme a sus expectativas contribuyen eficazmente a que suceda aquello que esperan va a suceder, lo cual, en el caso de que no hayan medido bien sus tiempos, supone un riesgo para los especuladores.

E-mail: arturodamm@prodigy.net.mx

En Twitter: @ArturoDammArnal

Comentarios de los lectores:

Click para enviar un comentario